top of page

"Cómo ayudar a mi esposo a llevar a cabo su ministerio como cabeza del hogar"

Ayuda Esposo.jpg

Por: M. Cecilia Celso

 

 Hace algunos días, hablaba en el blog que se titula “Ser ayuda idónea” que la tarea principal como esposa, es la de complementar a nuestros esposos, ayudándolo y acompañándolo a tomar buenas decisiones, para facilitarle su desempeño el cual fue designado como cabeza del hogar y que dentro de cada tarea, no debe faltar el amor, el respeto y la comprensión, ya que este diseño divino hecho por Dios, requiere de mucha responsabilidad.

  

Hay una palabra infalible que refleja el carácter y la persona de Cristo, que es «servir» y que representa la vida de un creyente (Juan 13:14,15,17).

Esto nos muestra cuan importante es, reflejar esa virtud, priorizando nuestro hogar y haciéndolo también con el prójimo. Que la mujer haya sido diseñada como ayudante del hombre y creada para el hombre (Gen 2:18, 2:20), no disminuirá su rol. «Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón» (1 Cor 11:11).

El hombre también tiene requisitos y deberes conyugales, en su rol como esposo que debe cumplir y obedecer. (Leer Ef 5:25:33).

  

Cuando hablamos de sujetarnos a nuestros esposos, entendemos que al hacerlo, él debe sostenerme y agarrarme con firmeza, para no caer o tropezar, es la misma acción de bondad y amor que Dios tiene hacia nosotras en el cuidado y protección. Y si de la misma forma nos ocupamos de nuestro matrimonio, estaremos cumpliendo con los mandatos que se citan en las escrituras. Primero porque amamos a Dios. Segundo a nuestros esposos y por eso guardamos sus preceptos.

 

Efesios 5:22-24

22. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;

23. porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.

24. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.

 

De manera que esto me hace ver y entender, que puedo preguntarle a mi esposo, ¿en qué puedo ayudarte en el día de hoy?, ¿en qué puedo ser útil, para facilitarte el día de hoy?

Lo que generan estas dos preguntas son predisposición, amabilidad y compromiso en el matrimonio.

Por otro lado, de la manera que hagas tales cosas, también se verá reflejado el carácter de Cristo, donde aquí se involucra el fruto del Espíritu Santo y sus características, es decir con qué intención hago tal cosa y cómo me desempeño, para obtener un resultado óptimo.

 

¿ Lo hago con entusiasmo y gozo cómo para el Señor?

¿Lo hago con dedicación y mucho amor?

¿Cuando recibo una corrección mi reacción es la correcta?

¿Soy paciente?

 

Amada, en este ministerio que es el matrimonio, pasaremos por muchas situaciones y pruebas, pero debemos entender que de la manera que tratemos a nuestros esposos y le sirvamos como ayuda idónea, reflejaremos la imagen y carácter de Dios. Y si nuestro matrimonio está cimentado en la Palabra de Dios, pues entonces seremos el reflejo de su iglesia.

 

a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

Efesios 5:27

bottom of page