top of page

Dios nos quiere santas

Dios nos quiere santas.JPG

Seguimos conociendo más del libro de Efesios, a continuación leeremos Efesios 1:10-23.

 

10. de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

11. En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,

12. a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.

13. En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

14. que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

 

El espíritu de sabiduría y de revelación

15. Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos,

16. no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones,

17. para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,

18. alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,

19. y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,

20. la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,

21. sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero;

22. y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,

23. la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

 

Texto expositivo sobre “predestinación, redención y santificación”.

 

1:10 de reunir. Al final de la historia de este mundo, Dios reunirá a los creyentes en el reino milenario que aquí se llama "la dispensación del cumplimiento de los tiempos, como alusión a que la historia llegará a su fin (Ap. 20:1-6). Después de esto, Dios reunirá todas las cosas en El mismo para al futuro eterno, a partir de la creación de cielos nuevos y tierra nueva (Ap. 21:1ss). El nuevo universo quedara unificado por completo bajo el señorío de Cristo (cp. 1 Co.

15:27,28; Fil. 2:10, 11).

1:11 En el asimismo tuvimos herencia. Cristo es la fuente de la herencia divina del creyente, la cual es tan cierta que se habla de ella. Como si ya hubiera sido recibida: Cp. 1 Corintios 3.22, 23, 2 Pedro 1:3,4. habiendo sido predestinados. Antes de que la tierra fuera formada, Dios determino en su soberanía que cada pecador elegido, sin importar cuán vil, inútil y merecedor de la muerte, fuera hecho justo al confiar en Cristo. Vea la nota sobre el v. 4. que hace todas las cosas. "Hace" también se refiere a "obras" porque la palabra que se traduce "hace" es la misma que da origen a la palabra "energía" Cuando creó el mundo, le dio energía suficiente para comenzar a funcionar tal como El lo había planificado. No solo estaba listo para funcionar, sino que fue creado en funcionamiento perfecto. Así como Dios obra para llevar a acabo su plan "según el designio de su voluntad", Él suministra energía a cada creyente y les da el poder necesario para su perfeccionamiento espiritual (cp. Fil. 1:6; 2.13).

1:12 para alabanza de su gloria. La gloria de Dios es el propósito supremo de la redención (cp. los v. 6, 14).

1:13 habiendo oído la palabra de verdad... y habiendo creído. El evangelio de Jesucristo revelado por Dios debe ser oído (Ro.10:17) y creído (Jn. 1:12) para traer salvación.

1:13, 14 sellados con el Espíritu Santo. El Espíritu de Dios mismo viene para morar en el creyente, en gran parte para asegurar y preservar su salvación eterna. El sello del que habla Pablo se refiere a una marca oficial de identificación que se colocaba en cartas, contratos y otros documentos importantes. Así el documento quedaba bajo la autoridad auténtica y oficial de la persona cuya marca quedara impresa en el sello. Hay cuatro verdades primordiales que se establecen por medio de un sello: 1) seguridad (cp. Dn. 6:17; Mt.

27:62-66); 2) autenticidad (cp. 1 R. 21:6-16), 3) propiedad (cp. Jer. 32:10) y 4) autoridad (cp. Est. 8:8-12). El Espíritu Santo es dado por Dios como su juramento de la herencia futura del creyente en la gloria (cp. 2 Co. 1:21).

1:15 vuestro amor para con todos los santos. El amor a otros Creyentes es evidencia de la fe que salva (cp. Jn. 13:34, 35; 1 Jn. 4:16-18;4:20, 5:1) y es una causa para la acción de gracias (v.16).

11:17 el Dios de nuestro Señor Jesucristo. Esta es una designación de Dios que vincula al Padre y al Hijo en su naturaleza esencial Como la deidad (cp. el v. 3a; Ro. 1:5, 6; 1: Co. 1:3; Fil. 2:9-11; 1 P. 1:3; 2 Jn. 3).

1:17, 18 espíritu de sabiduría y de revelación. Pablo oraba para Que los creyentes tuvieran la disposición del conocimiento piadoso y la Sabiduría que la mente santificada es capaz de adquirir y aplicar (v. 8), de tal modo que pudieran captar la grandeza de la esperanza (Ro. 8:29; 1 Jn. 3:2) y la herencia que es suya en Cristo (w. 3-14).

 

1:18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento. Una mente con iluminación espiritual es el único medio que permite entender y apreciar, de verdad la esperanza y la herencia en Cristo, asi como vivir para Él en obediencia.

 

1:19, 20 supereminente grandeza de su poder. El gran poder de Dios, aquel mismo poder que resucitó a Jesús de los muertos y lo levantó en su ascensión para llevarlo de regreso a la gloria para sentarse a la diestra de Dios, es dado a cada creyente en el momento de su salvación y siempre está a su disposición (cp. Hch. 1:8; Col. 1:29). Por ende, Pablo no oró para que el poder de Dios fuera dado a los creyentes, sino que los creyentes fueran conscientes del poder que ya poseían en Cristo y que lo usaran (cp. 3:20).

1:21 Pablo quería que los creyentes comprendieran la grandeza de Dios en comparación a los demás seres y entidades celestiales. Los términos "principado y autoridad y poder y señorío" eran la alusión tradicional que hacían los judíos para designar a los seres angelicales de más alto rango entre las huestes de Dios, quien está por encima de todos ellos (cp. Ap. 20:10-15).

1:22 pies... cabeza. Esta es una cita del Salmo 8:6 que sirve para mostrar que Dios ha exaltado a Cristo sobre todas las cosas (cp. He. 2:8), incluida su iglesia (cp. Col. 1:18). Es evidente que Cristo es la cabeza (no la "fuente") que tiene autoridad absoluta porque todas las cosas han sido colocadas bajo sus pies. Vea las notas sobre 4:15; 5:23.

1:23 su cuerpo. Una metáfora del pueblo redimido de Dios que se usa de manera exclusiva en el NT para aludir a la iglesia (cp. 4:12-16; 1 Co. 12:12-27).

Extraído de la Biblia de estudio MacArthur.

La mujer de la Biblia.

bottom of page