top of page

"GUSTAR Y VER"

Salmo 348.PNG

Colaboración de: Rafael Barrera

Salmo 34:8


"GUSTAR Y VER"

El Salmo 34 es un poema acróstico; cada verso empieza con una letra hebrea diferente, en orden alfabético. 

El objetivo principal del salmo es enseñar lecciones morales sobre Dios. 

En el versículo 8, el autor del salmo, David, hace una invitación: "gustad y ved que es bueno el Señor". ¿Qué significa gustar y ver que el Señor es bueno?

Gustar significa probar o saborear; ver significa entender o percibir. 

La frase gustad, y ved, entonces, significa "probar y experimentar". 

David anima al pueblo de Dios a descubrir la bondad del Señor a través de una prueba personal y a experimentarla por sí mismo, no quiere que los lectores simplemente crean sus palabras de que el Señor es bueno; él quiere que experimenten y conozcan por sí mismos el hecho de que Dios es bueno.

El ser humano relaciona el gusto con el placer y la satisfacción. El comentarista bíblico Matthew Henry desarrolla esta idea: "Que la bondad de Dios se deslice bajo la lengua como un dulce bocado". Cuando David dice: "Gustad y ved que es bueno el Señor", nos está invitando a dar un mordisco en sentido figurado, es decir, que probemos por nuestra propia cuenta la bondad de Dios y descubramos lo satisfactorio que es. El apóstol Pedro usa el mismo término en 1 Pedro 2:3 cuando dice: "Habéis gustado la benignidad del Señor".

El gusto tiene que ser antes que la vista; o sea, nuestras experiencias espirituales hacen que lleguemos a la iluminación y a la comprensión espirituales. David quiere que otros "prueben y vean". Quiere que experimenten lo que él ha experimentado para que puedan conocer lo que él ha conocido, la bondad del Señor que alimenta el alma.

El Salmo 34 sigue con ejemplos de la increíble bondad de Dios para los que se refugian en Él: Él se ocupa de todas sus necesidades (versículos 8-10); les da una buena y larga vida (versículos 11-15); está con ellos en los problemas y los libra de sus enemigos (versículos 17-22). Los que prueban y ven que el Señor es bueno conocerán Su provisión.

Los creyentes en Jesús prueban la bondad y la gracia de Dios cuando miran la belleza de Su creación o reconocen Sus bendiciones de provisión, protección y cuidado. Probamos y vemos Su bondad cuando contemplamos Su santidad y justicia infinita. Nos deleitamos en Su bondad cuando valoramos el precio del sacrificio de Cristo para nuestra salvación.

Para probar y ver que el Señor es bueno, tenemos que confiar en Dios y pedirle que sea nuestra única fuente de protección y provisión. La única manera en que podemos probar y ver que el Señor es bueno es poniendo en práctica esta idea, tratando de experimentar Su bondad nosotros mismos.
 

bottom of page