top of page

La consecuencia de una vida no controlada por Dios

Reina Vasti.JPG

Por: M. Cecilia Celso

 

Al leer las escrituras y desglosar varios versículos, he encontrado algunos en particular que me han llamado mucho la atención y que hoy vamos a tratar. 

 

Se encuentran en el libro de Ester capítulo 1 y comenzaremos con los versículos 10,11,12.

 

10 El séptimo día, estando el corazón del rey alegre del vino, mandó a Mehumán, Bizta, Harbona, Bigta, Abagta, Zetar y Carcas, siete eunucos que servían delante del rey Asuero,

11 que trajesen a la reina Vasti a la presencia del rey con la corona regia, para mostrar a los pueblos y a los príncipes su belleza; porque era hermosa.

12 Mas la reina Vasti no quiso comparecer a la orden del rey enviada por medio de los eunucos; y el rey se enojó mucho, y se encendió en ira.

 

Asimismo la Reina Vasti hizo banquete para las mujeres: siendo ella anfitriona en 

el palacio real. Ester 1:9

 

Claramente aquí vemos la desobediencia de la reina Vasti, hacia el mandato directo del rey Asuero. Quien la había llamado a su presencia y a la presencia de los nobles, y de cada invitado que había en el patio del huerto del palacio real, como acostumbraba el rey, para que contemplaran su belleza, con la corona real. Porque era una mujer sumamente hermosa, pero al negarse deliberadamente, la reina Vasti no solo ofendió al rey, sino también a cada noble y ciudadano del imperio. 

 

Hay varias hipótesis que apuntan al versículo 10, con respecto a que el rey estaba ebrio y que a raíz de ese episodio la reina Vasti habría tomado la decisión de no ir en presencia del rey y de los convidados, por deshonra y vergüenza hacia ella.

De todas maneras ir en presencia del rey, como mandato no la haría rebajar y mucho menos avergonzar. Ella decide no ir y quebrantar la orden del rey.

El texto redacta que al séptimo día, el corazón del rey estaba alegre por el vino; no ebrio y fuera de sus cabales y mucho menos obligar a la reina a hacer algún acto inmoral. Ester 1:10

 

Es evidente que la reina Vasti era una mujer poco sumisa y sujeta a su esposo; el rey Asuero. Este pasaje nos deja en claro que no era una mujer temerosa de Dios. 

Efesios 5:22

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor.

La biblia enseña que la mujer debe someterse a su esposo. Este mandamiento de sumisión agrada a Dios y refleja el carácter de una mujer mansa y piadosa. Siempre y cuando el esposo no la lleve a pecar, porque ella estará obligada a negarse y en ese caso debe obedecer primeramente a la autoridad suprema que es Dios, antes que al esposo, con respecto a los actos indecentes.

 

Vasti es desterrada y sustituida por no obedecer la orden del rey Asuero.

Ante lo sucedido el rey consulta rápidamente con los sabios consejeros, quienes conocían todas las leyes y costumbres persas, porque siempre les pedía consejos. 

Y les preguntó el rey, qué debía hacerse con la reina Vasti en este caso. Quien se había negado a obedecer las órdenes del rey, enviadas por sus eunucos. Por lo que contestó Memucán al rey y a los nobles: Que sería mejor que la reina Vasti sea excluida del reino, por que su actitud sería una mala influencia para el resto de las mujeres y que al enterarse, podrían despreciar a sus maridos y todas las esposas de todos los nobles del rey, en toda Persia y Media al oír de este hecho, empezarían ellas también a tratar mal a sus maridos de la misma manera, y nada pondría fin a su desprecio y enojo.

 

Y si el rey estaba de acuerdo sugerimos que emita un decreto por escrito, una ley de los persas y los medos que no pudiera ser revocada. Debería ordenar que la reina Vasti sea excluida, para siempre de la presencia del rey Asuero y que el rey elija otra reina más digna que ella. Y cuando se publique ese decreto en todo el vasto imperio del rey, los maridos de todas partes, sea cual fuere su rango, recibirán el respeto que merecen de parte de sus esposas.

Entonces el rey y sus nobles consideraron que esa propuesta tenía sentido, así que el rey siguió el consejo de Memucán. Y así el rey ordenó que se enviaran cartas por todo el imperio, y a cada provincia, en su propio sistema de escritura y en su propio idioma, proclamando que todo hombre debería ser jefe de su casa. 

Ester 1:13-22

 

Ahora, analicemos la conducta y el carácter de la reina Vasti.

En primer lugar podemos observar a una mujer imprudente, que toma una mala decisión en no ir en presencia del rey y negarse rotundamente a él y a sus convidados. Entre ellos estaban los príncipes, cortesanos y los gobernadores de las provincias de Persia y Media, quienes eran los más poderosos.

 

Mujer sin sujeción: No toma en cuenta la relación y el respeto hacia su esposo; el rey Asuero, donde su actitud debería ser diferente como esposa, dentro del matrimonio, con compromiso, gozo, disfrute y amor.

 

Mujer rebelde: Se niega a acatar las órdenes máximas del rey, bajo los mandatos reales.

 

Mujer de mala influencia: Muestra su mal comportamiento delante de otras mujeres, dando a entender a sus convidadas su autoridad y postura como esposa del rey.

 

Una mujer prudente, serena y de carácter apacible, siempre reflejará el carácter de Dios y tomará buenas decisiones. Pero la mujer imprudente, que no tiene temor a Dios, y es rebelde. Siempre tomará sus decisiones conforme a su propia naturaleza y deseos.

Proverbios 12:4, Proverbios 19:14, Proverbios 31:30.

bottom of page